Ciencia

Vibraciones naturales de los autos adormecen a los conductores apenas 15 minutos después de arrancar

Este es tu último artículo gratuito

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos caada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Un estudio elaborado por investigadores del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, Australia, afirma que las vibraciones naturales de los autos hacen que, solamente 15 minutos después de que las personas comienzan a manejar, aumente la somnolencia, afectando los niveles de concentración y alerta. El profesor Stephen Robinson, uno de los autores de la investigación que fue publicada en la...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Registro

Registrate gratis para obtener 20 artículos cada 30 días, acceso a newsletters y más beneficios.

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá

Un estudio elaborado por investigadores del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, Australia, afirma que las vibraciones naturales de los autos hacen que, solamente 15 minutos después de que las personas comienzan a manejar, aumente la somnolencia, afectando los niveles de concentración y alerta.

El profesor Stephen Robinson, uno de los autores de la investigación que fue publicada en la última edición de la revista científica Ergonomics, declaró que los efectos de la vibración física en los conductores no han sido suficientemente estudiados, a pesar de la creciente evidencia de que la vibración contribuye a la sensación de somnolencia. “Nuestro estudio muestra que las vibraciones constantes a bajas frecuencias, del tipo que experimentamos al conducir automóviles y camiones, progresivamente provocan somnolencia incluso entre personas que están bien descansadas y saludables”, dijo Robinson, quien agregó: “Después de 15 minutos de empezar a manejar, la somnolencia ya comenzó a afianzarse. En media hora, las vibraciones empiezan a tener un impacto significativo en la capacidad del conductor de mantenerse concentrado y alerta”.

Durante la investigación se evaluó a 15 voluntarios en un simulador virtual que reproduce la experiencia de manejar en una carretera monótona de dos carriles. El simulador se instaló en una plataforma que podía vibrar en diferentes frecuencias y los voluntarios fueron sometidos a dos pruebas, una con vibraciones a bajas frecuencias (4-7 Hz) y otra sin vibración. El cansancio inducido por la vibración hace que psicológica y fisiológicamente comience a dificultarse la realización de tareas mentales, por lo que el sistema nervioso del cuerpo se activa para compensar, lo que lleva a cambios en los latidos del corazón.

En el trabajo se señala que aproximadamente 20% de los accidentes viales fatales en Australia, país en el que se llevó a cabo el estudio, se deben a la fatiga del conductor, por lo que los investigadores esperan que sus hallazgos puedan ser utilizados por los fabricantes para mejorar los diseños de los asientos y así ayudar a mantener a los conductores despiertos. “Para mejorar la seguridad vial, esperamos que los futuros diseños de asientos para automóviles puedan incorporar características que interrumpan este efecto arrullador y combatan la somnolencia inducida por las vibraciones”, concluyó Robinson.

Artículo: “The Effects of Physical Vibration on Heart Rate Variability as a Measure of Drowsiness”. Publicación: Ergonomics (junio 2018). Autores: N Zhang, M Fard, M Bhuiyan, D Verhagen, M Azari, S Robinson.

¿Te interesa la ciencia?

Registrate gratis y recibí la newsletter de ciencia en tu email.
Registrate
Este es tu último artículo gratuito

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
Un estudio elaborado por investigadores del Instituto Real de Tecnología de Melbourne, Australia, afirma que las vibraciones naturales de los autos hacen que, solamente 15 minutos después de que las personas comienzan a manejar, aumente la somnolencia, afectando los niveles de concentración y alerta. El profesor Stephen Robinson, uno de los autores de la investigación que fue publicada en la...
Llegaste al límite de artículos gratuitos

Suscripción

Acceso digital ilimitado por $350 al mes.
Para que el periodismo que hacemos exista, tiene que haber gente como vos que lo haga posible.
¿Ya tenés cuenta? Ingresá
Compartir